Blogia
Música Con Criterio

Concierto de Skator, Nathenothing y Bothsides

 

El jueves 3 de abril comenzó la IV edición del Festival Nuevo Metal de Zaragoza para deleite de los que buscan los sonidos más duros y extremos del rock. La cita fue en la Sala Reset, que vuelve a apostar por este estilo de música para sus conciertos y se convierte en una de los recintos especializados en el rock duro. La respuesta, teniendo en cuenta que era jueves, fue más que positiva, unas 150 personas. Destacable fue la ausencia del prototipo heavy (pelo largo, pantalón pitillo…), y la gran variedad de espectadores que asistieron al evento fue la nota dominante.

 

 Los encargados de abrir el festival fueron el grupo Skator, directos herederos del sonido trash de los 80 (de hecho el cantante y guitarra rítmica era casi un clon del Kirk Hammett de Metallica de aquellos tiempos). Llevan muy poco tiempo tocando juntos, así que de momento sus actuaciones se componen de versiones de la banda de culto Kreator. Muchas ganas había entre el público por escucharlos: a la primera canción ya se alzaban cuernos al aire, y con la segunda ya se formaron los primeros pogos. Aunque esa emoción por suerte, se suavizó a lo largo de la actuación. Desplegaron una ejecución perfecta, y más teniendo en cuenta la celeridad con la que lo realizaron, algo fundamental para este estilo de música. La única pega que tuvo fue que la guitarra solista a penas se pudo escuchar y esos punteos a la velocidad de la luz perdieron eficacia. Para acabar su espectáculo lo hicieron de la mejor manera posible, con la que es probable la gran canción del metal: “Angel Of Death” (“Reign In Blood” 1986) de Slayer, y lo que es mejor, consiguieron tocarla a la misma endiablada rapidez. Mucho respeto ante esto.

 

Continuaron la sesión, Nathenothing (divertido juego de palabras), un grupo que deja de lado la vertiente más trash y se centra en los sonidos metaleros más pesados, casi ausencia de solos, y un cantante con una voz gutural que daba miedo (no menos miedo daba él dadas sus dimensiones). Nada más salir ya dio orden que aquello no podía seguir así de parado y exigió que la gente se moviese. No pudo ser. Desde el comienzo tuvieron problemas con las cuerdas de la guitarra y se vieron obligados a interrumpir su actuación en dos ocasiones, algo que no ayudó a darle que la gente centrase en su propuesta. Ya en la recta final, se recuperaron de todos los problemas y su energía comenzaba a hacer mella en los presentes, lástima que en ese momento llegase el final de su tiempo. Muchos se quedaron con las ganas.

 

Volviendo a la estética de la que ha hablado antes, Bothside es un grupo que su imagen más parecen un combo de pop que otra cosa, pero en el momento que subieron a las tablas y tocaron las primeras notas, la cosa cambio radicalmente. Si los primeros apostaban por el trash, los segundos por el metal, estos se centraron en la vertiente más hardcore, unas guitarras más afiladas, cambios de ritmos más marcados, voz mucho más gritona, además de una actitud más punk (casi todas sus canciones iban dedicadas a alguien con muy mala baba). Al igual que el resto de los grupos anteriores, su cantante no dejó de animar a los allí presentes para que bailasen y cantasen con ellos, y no dudó en bajarse del escenario cuantas veces hiciera falta para mezclarse entre el público. Cuando por fin estaba llegando el concierto a su momento álgido, de repente, su actuación termino, para desconcierto para los que estábamos allí. De todas maneras, una brillante actuación que cerró esta primera jornada y dejó un buen sabor de boca.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres